martes, 17 de mayo de 2011

MARGARITA MENDIZABAL, PASION POR LAS LETRAS




<!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Nuestra amiga María Luz Crevoisier Mendizábal, periodista y escritora nieta del gran escultor cusqueño Benjamín Mendizábal, me ha enviado esta reseña biográfica de su madre, la ilustre periodista y poetisa Margarita Mendizábal Lózak, acompañada con el mensaje siguiente :

Estimado julio, acabo de enviarte la nota que me pediste sobre mi madre, no la hice a título personal sino en tercera persona, como una semblanza periodística, pero con todo el cariño de una hija. Espero haber respondido tu inquietud y agradezco ese interés por las cosas de mi familia. Son pocos los que realizan una labor tan meritoria en Cusco como la que te has empeñado.

Muchos saludos de Maria Luz

Me place, pues, integrar este Blog a mi nueva serie de CUSQUEÑAS ILUSTRES, puntualizando que si Marga Elena, no nació en Cusco, fue aquí donde realizó su excelente obra cultural. JAGS

MARGARITA MENDIZABAL LOZACK , PASION POR LAS LETRAS

Por: María Luz Crevoisier Mendizábal

(Periodista)

No siempre es necesario seguir estudios profesionales para desarrollar una vocación literaria o periodística como lo demostraron diversas personalidades a nivel nacional. Tenemos a un Federico More, al mismo José Carlos Mariátegui y en la actualidad a César Lévano para citar algunos ejemplos de quienes no requirieron ingresar a una institución educativa para sobresalir en el oficio porque la aventura de escribir es un don que se puede desarrollar de manera autodidacta pero con disciplina, lectura constante y práctica.

Este es el caso también de Margarita Mendizábal Lózack, hija segunda del matrimonio formado por el escultor cusqueño y también autodidacta, Benjamín Mendizábal Vizcarra y la italiana María Teresa Lózack Salvato. Ella nació el año del centenario de la Independencia del Perú, el 5 de abril de 1921 en el desaparecido hotel El Cardenal de la antigua calle Mercaderes, hoy Jirón de la Unión, pues sus padres recién habían retornado de Roma donde el artista ejercitaba su oficio.

Por el lado paterno, se emparentaba con el poeta romántico Abraham Vizcarra, hermano de la abuela doña Inés, muy amiga de Clorinda Matto y asidua colaboradora de El Recreo. El Dr Mariano Mendizábal Avendaño, esposo de doña Inés era el abuelo abogado, alcalde de la ciudad imperial y periodista polémico .Sus hermanos Miguel y Daniel fueron montoneros en una de las épocas más caóticas de nuestra historia republicana. Daniel, sería el padre del periodista José Mendizábal Chaparro uno de los responsables de la rebelión estudiantil del año 9 y fundador de la revista Sierra.

Los primeros años de Marga Elena, seudónimo con el que firmaría posteriormente sus artículos transcurrieron en la placidez de una Lima de ensueño perdida para siempre entre rascacielos y la locura del tráfico. Primero fue la quietud de la calle Chirimoyo por La Pólvora donde nacería Emilio Agustín, el último de los hermanos que en los primeros años de su juventud se dedicaría a la pintura en Cusco y más tarde en Lima a la Etnología produciendo libros de inmenso valor científico.

La familia emigraría a Chorrillos para irse a vivir a una casita de la calle Eustaquio Zavala, al pie del Morro. Desde allí partiría en tranvía todas las mañanas Benjamín Mendizábal hasta Magdalena donde había montado su taller de escultura. Pero esto no duró mucho pues en 1927 el Presidente Augusto B. Leguía lo nombró director de la Escuela de Artes y Oficios en Cusco institución que funcionaba en Pampa del Castillo. Entre los alumnos de aquella etapa están Mariano Fuentes Lira (en el tallado) y el abogado Luis Ángel Aragón (carpintería).
Sin duda, el cambio debió sorprender a los tres niños especialmente a la futura prosista pues el mar se trastocó en cerros nevados, el tranvía en las altivas llamas con sus equipajes y cintas de colores, la melodía de las pianolas y el piano que escuchaba en los paseos dominicales por Barranco en la tristeza profunda de la quena, la casita abrigadora de Chorrillos en la casona inmensa y fría de la calle Concebidayoc, vivencias que plasmaría más tarde en sus escritos.

Pero los niños crecen y la vida se abre camino con nuevas experiencias.

Los primeros años escolares fueron en el emblemático colegio de las Hijas de Santa Ana que por entonces se encontraba en la calle de Santa Catalina dirigido por Sor Ana Elena Barbati y también en el María Auxiliadora siendo su profesora del quinto año Sor María Olivera, hermana del querido Tío Olivera. En 1937 pasó nuevamente a Santa Ana dirigido esta vez por Sor Ana Santina, conocida por las alumnas como la Madre Sargento por su don de mando. Marga Elena recuerda con cariño a Sor María Sordati, de María Auxiliadora pues supo apreciar y valorar su inteligencia como ninguna otra profesora. Al concluir los estudios escolares estuvo un tiempo en Lacco, la hacienda paterna ubicada en el valle de Lares donde su alma juvenil se llenaría del misterioso encanto de la selva recogiendo experiencias inolvidables en la convivencia con los peones y las mujeres campesinas. En Lacco como en Bellavista y Pampa Blanca (otras estancias de la familia), su hermano Emilio plasmaría bellos óleos y acuarelas.

El 11 de julio de 1951, fecha del cumpleaños del hermano mayor, Mariano, quién le obsequió ese día con la máquina de escribir que la acompañaría a lo largo de su carrera, fue el inicio de su labor periodística como redactora y reportera en el diario El Comercio dirigido por José Antonio Velasco, uno de los grandes del periodismo cusqueño. En el vespertino escribiría la columna: QUÉ TE PARECE AMIGA SI… firmado con el seudónimo de Marga Elena (este le fue sugerido por su hermano Emilio) tratando temas de actualidad cultural con elegante prosa.
El conocido historiador José Tamayo Herrera junto con otros compañeros del colegio La Salle fundó un Club literario y según afirma la columna de Marga Elena era considerada de lectura diaria, hecho que no tuvo precedentes ni posteriores repeticiones en Cusco.

Marga Elena también formó parte del grupo Tradición fundado por Efraín Morote Best y donde se encontraban Emilio Mendizábal quién diseñó la portada de la revista (con un simbólico gallo) en la que colaboró la destacada periodista. Otros miembros fueron Josafat Roel Pineda con quién años más tarde contraería enlace; Rubén Sueldo Guevara, Federico Larrea Blanes, Gustavo Pérez Ocampo.

La labor periodística de Marga Elena se extendió a la revista del Instituto Americano de Arte y posteriormente al diario El Sol dirigido por la señora Celia Velasco siendo jefe de Redacción, el Cholo Nieto. En la imprenta de este diario se editó el único libro de Marga Elena, DE LA TIERRA Y OTROS POEMAS en 1955. La carátula fue diseñada por el talentoso artista plástico Mariano Fuentes Lira. Achancaray, el título de uno de sus poemas sirvió para bautizar una revista literaria hecha por los alumnos de esta especialidad en la UNSAAC, el año 1964. DE LA TIERRA Y OTROS POEMAS fue premiado por la Municipalidad de Méjico D.F el año en que se editó.
Su vocación social la llevó a participar en la Mesa Panamericana de Mujeres, filial Cusco y en la Liga de Defensa del Niño Desamparado fundado por la señora Aura Cosio de Cavassa.
En Lima ha sido asidua colaboradora de los diarios El Nacional, Marka, El Comercio y tiene inéditos los libros de narraciones y poemas: EL ENCENDEDOR DE ESTRELLAS Y CRÓNICAS DE LA VIDA, así como un trabajo de investigación sobre la planta de la coca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada